jueves, 6 de diciembre de 2012

Como conquistar a un Acuario


Como conquistar a un Acuario (hombre)

Como conquistar a un Acuario (mujer)
Un hombre Acuario debe considerarse entre los más poco convencionales e impredecibles. Difícil de lograr, no suele ser un seguidor fácil de nada.

Hay que recordar que Acuario es un signo de amistad, no de amor. 

El hombre Acuario está distanciado para sentir el amor. Envuelto generalmente en sus estimulaciones y juegos mentales, su pareja no deben esperar apasionamientos u otras muestras de emotivas.

Si deseas seducir a un Acuario déjale creer que eres su mejor amiga. No le empujes a nada. No puedes cambiar las características inherentes a su signo, por tanto no lo intentes.

Por otra parte, tendrás que respetar el ámbito de independencia de un Acuario en todos sus ámbitos (trabajo, familia, amor...).

No invites a un hombre Acuario a reuniones familiares si quieres seducirle.

Para tratarlo en el terreno del amor hay que ser brillante, poco convencional e inteligente. Y nunca hay que olvidar que a los Acuarios les gusta poner el amor a prueba.
Como los hombres, las mujeres Acuario son independientes, impredecibles y poco convencionales, pero suelen ser de las más atractivas y seductoras de todo el zodiaco.

Si deseas seducir a una Acuario, debes mantener en tu mente la idea de amistad y no la del amor.

Las mujeres Acuario son caprichosas y desean ir a su aire. En ocasiones podrás aprovecharte de que la mujer Acuario actúa de forma muy liberada. Pero incluso así nunca fuerces nada.

Si deseas conquistar a una Acuario tendrás que ser una persona humanitaria como ella. También funciona ser único (incluso siendo algo excéntrico). Adelántate a tu tiempo y despertará su interés.

La mujer Acuario no soportan las emociones, por tanto no seas sentimental con ellas. No hables de asuntos familiares.

No seducirás a una Acuario tratándola como si ella fuera a ser tu futura esposa. Intenta ser frío con ella.

Tomarle el pelo o tomártela a broma puede funcionar. Aunque cuidado, hazlo con estilo y prudencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada